Un amigo



Un amigo es un abrazo sin límites,

uno mismo en la piel del otro.

Es sembrar estrellas

amasando crepúsculos

con el barro de la verdad.


Un amigo es una casa abierta,

mesa servida, cálida canción,

generoso vino,

rostro iluminado por la lluvia.

Labrada palabra en el exilio

a punta de corazón, garganta y empeño.

Certeza de los sentidos.

Memoria de la sangre y la ceniza.

Sueño arropado por la alegría

para pintar los muros del rencor

con el aliento de la maltratada esperanza.


Un amigo es un pecho donde recostar la angustia,

compartir la soledad,

reafirmar nuestro rebelde entusiasmo

y nuestra embochinchada nostalgia.


Un amigo es el rocío de la vigilia.

La terca melodía de las despedidas.

La paz de una metáfora.

El valor de la palabra hermano.

Nuestra voluntad de diseñar planetas

y violines azules.

La silvestre capacidad de luchar

empuñando una sonrisa.


Un amigo es una coraza de mariposas

una especie de espejo y paisaje del alma

difícil de conseguir

y más difícil aun de conservar.


Un amigo es la transparente pregunta

desde el profundo pozo del silencio

y la inesperada respuesta

desde la briosa cicatriz

de lo imposible.