Otro diecinueve


“Cuando crezcas pueblo mío

notarás algo distinto

El pasado será un sueño

como un cuento de camino….”

LEMG (1972)


Desde los años setenta me sumé a la lucha por la libertad de mi pueblo contra la dictadura y dinastía criminal de los Somoza. Para que los campesinos tuvieran tierra escuela y salud. Para que los obreros no fueran explotados y tuvieran un salario digno. Para que hubiera más escuelas que cárceles y más arados que fusiles. Para que no hubiera persecución, tortura y exilio. Para vivir en democracia y construir una Nicaragua para todos.


Pero el triunfo de la Revolución desgraciadamente sólo fue un espejismo, una especie de función circense. La brevedad de un relámpago. Muchos son los que dieron su vida por una Nicaragua libre. Muchos lo dieron todo a cambio de nada.


El triunfo de la Insurrección popular es parte indiscutible de nuestra historia. Pero lo que intentamos construir sólo quedó como referencia de la infinita paciencia de un heroico pueblo que estuvo a punto de tocar el cielo con las manos por su capacidad de amar y por su sacrificio. Nos secuestraron los sueños y una guerra fratricida dejó una inmensa cuota de sangre por la ansiada libertad.


Hoy veo el rostro de mi pueblo como en un espejo roto, el rostro de nuestra propia miseria, el rostro egoísta de los que siguen usando la palabra libertad, solidaridad, amor, y promueven el odio y el rencor, mientras el pueblo sigue poniendo los muertos, como siempre.


Hoy también es el 19 de Abril del 2018 y la sangre derramada de los jóvenes es lo que me motiva a escribir estas palabras que tengo atravesadas en la garganta. Cuando recuerdo aquel 19 de julio del 79, igual que ahora, fueron los jóvenes, desde sus sueños, quienes prometieron luchar por una Nicaragua Libre.


Aquí estoy de nuevo, cuarenta y un año después, apostando por lo mismo, desde la lucha cívica, apoyando a la nueva generación que tiene la palabra y son los llamados a construir la nueva Nicaragua. Aquí estoy exigiendo la liberación de los presos políticos y el cese del acoso, la persecución y la represión. Aquí estoy abrazando a las madres de los mártires de Abril. Aquí estoy sin más armas que mi guitarra, mi canto y el amor a nuestra patria azul y blanco.


Patria Libre y vivir!


Luis Enrique Mejía Godoy

Costa Rica, 19 de Julio, 2020

Tiempos de Exilio y Pandemia