Anhelos de libertad


Una de las cosas que más me preocupa en esta larga pero definitiva lucha por la libertad de nuestro pueblo es la indiferencia o el olvido sobre la grave situación de nuestros hermanos prisioneros políticos que, por la crisis de la pandemia del Covid19, sufren doblemente y están expuestos al virus en condiciones inhumanas. Además, en los últimos meses, la dictadura ha seguido persiguiendo y secuestrando a jóvenes nicaragüenses en el campo y la ciudad, en algunos casos a excarcelados que siguen siendo acosados.


Estos nicaragüenses, que lo único que han hecho es levantar su puño, la bandera nacional y cantar nuestro himno nacional como una forma de protesta frente a todos los atropellos y crímenes del régimen Ortega-Murillo, representan la dignidad de nuestro pueblo cansado de tanta injusticia e impunidad.

Es sumamente importante continuar denunciando, dentro y fuera de Nicaragua, todas las violaciones de Derechos Humanos que diariamente el régimen realiza, a través de sus aparatos de inteligencia, conspiración y represión.

Si los políticos oportunistas guardan silencio e insisten en “negociar” con la dictadura, no seamos nosotros cómplices de ellos y sigamos denunciado al monstruo de dos cabezas que desgobierna nuestro país y que, además de exponer a nuestro pueblo al contagio del Covid19 organizando festivales y actividades deportivas, también destruye templos católicos, profana imágenes y trata de desacreditar a nuestros sacerdotes que nunca han dejado de estar al lado de nuestro pueblo.

No dejemos solos a nuestros hermanas y hermanos presos políticos. Unámonos solidaria y activamente a las voces de las madres y familiares y exijamos juntos su liberación inmediata. Exijamos también que la libertad de estos nicaragüenses sea una prioridad en la agenda política de una verdadera Oposición sensible al dolor de nuestra gente.


Les comparto la canción ANHELOS DE LIBERTAD que compuse en mayo de este año y que deseo sea escuchada en todos los rincones del mundo para que sepan que nuestra patria está herida pero no vencida y que sigue luchando por su liberación.


Solidariamente

Luis Enrique Mejía Godoy

Costa Rica, 19 de Agosto, 2020

En tiempos de exilio y pandemia.