La poesía de mi madre



Es mi madre quien escribe

este poema

son sus manos delgadas

amasadoras de maíz nesquizado

las que diseñan

y adoban con hierbabuena

achiote y manteca de cerdo

cada palabra acomodada

en el banco de la cocina.


Se seca las manos en el delantal

se acomoda un mechón de pelo

y sigue canturreando como si nada

sólo para ahuyentar la soledad

y surgen metáforas de sus manos santas

entre rajitas de canela y clavos de olor

que yo pepeno

para guardarlas

en mi corazón de niño

para cuando decida ser poeta.


Luis Enrique Mejía Godoy

2013