La Herencia (1972)

Basado en el poema “mañana hijo mío todo será distinto…” de Edwin Castro


Yo quería heredarte mi trompo

y mis botones hueso

mi barrilete color chorcha

para elevarlo en la cáscara del cielo

mis zancos con barro seco

recuerdo del último invierno


Pero hay un poema de sangre

en las calles de mi pueblo

en los ojos de los niños,

en las manos de los muertos

que entonces, decidí dejarte mi guitarra

la mano abierta al pueblo

y el puño cerrado al régimen

para que puedas heredar a tus hijos

que serán los hombres nuevos


Mi trompo y mis botones de hueso

mi barrilete color chorcha

para elevarlo en la cáscara del cielo

mis zancos con barro seco

recuerdo del último invierno

y una patria pijuda y libre,

como la soñó mi abuelo!


Nos quieren romper el canto

que huele a tierra de todos

del camino pedregoso

que conduce a vida nueva

Nos quieren romper el grito,

el sol, el abrazo el beso

que viene bajando los cerros

inevitablemente y creciendo!


Ya verás hijo que todo cambiará con la mañana

ya verás hijo que todo cambiará con la mañana

vamos toma la guitarra,

apunta, dispara y canta...!


Ya verás hijo que todo llegará con el invierno

y el nombre de los caídos

cantarán los clarineros

florecerán los malinches

donde cayó el compañero

y sembraremos de amor la cicatriz del recuerdo

Ya verás hijo que todo cambiará con la mañana

vamos toma la guitarra,

¡Apunta, dispara y canta...!