Inventario


Photo by Aaron Burden on Unsplash

La vida, un trapecio sin red

ni seguro de muerte.

Los sueños, indispensables animales domésticos

sin nombres ni jaulas

El deseo, un mar acariciando lunas.

La pasión, un río de aromas y de besos

dibujando soles en la sangre.

El amor, el alma desnuda persiguiendo la felicidad

sin temor a los riesgos.

La amistad, el antídoto perfecto para la soledad de los domingos.

La nostalgia, un perro callejero buscando un hueso e

n el basurero de la memoria.

La memoria, un inventario de crepúsculos,

dulces dolores y alegrías rotas.

El olvido, el pretexto para buscar en los viejos retratos

las huellas de la felicidad.

La felicidad, un hilo delgado y frágil

entre la conciencia y la razón.

La suerte, la falsificación de la lucha por los sueños.

La libertad, el precio impagable de las jubiladas esperanzas

La esperanza, un lucerito brillando siempre

en el horizonte de los más tercos.

La traición, el cadáver de un amigo acuchillado por el olvido.

El rencor, un perro con rabia durmiendo

en el rincón más oscuro del corazón.

El perdón, el niño que llevamos dentro

sin posibilidad de anclarse a la tristeza.

La muerte, un diamante sin pulir

esperando un pecho donde reposar.


Luis Enrique Mejía Godoy (2011)