Frente al transparente espejo de la duda


Soy sólo eso:

un hombre sumando

sus pequeños logros

y desastres

frente al transparente espejo

de la duda.

La poesía es una cruz

insoportable

y al mismo tiempo

colibrí revoloteando en mi boca.

Lo más parecido

a un niño

viendo llover

desde una ventana.

Sólo con los años sobrevividos

sabremos redimirnos

de tanta palabra inútil y vacía

hasta que un rayo nos parta en dos

y sepamos de qué lado está la verdad,

el tiempo, la luz,

el caos.